Cuando me entrevisto con algún candidato a franquiciado, suele surgir una argumentación contraria al sistema de franquicia desde mi punto de vista inexacta, y es que los intereses de franquiciador y franquiciado son contrapuestos. Nada mas lejos de la realidad, de hecho, cuando esto sucede suelo insistir en explicarlo ya que es la base principal de la relación entre ambos. La relación debe ser de total confianza y generosidad; no es como esos deportes en los que para que una parte gane la otra tiene que perder.

Siempre pongo como ejemplo la generosidad del empresario franquiciador, quien tras mil avatares, problemas, tropiezos, logros y desafíos pone todo su saber hacer a disposición de un tercero, con motivo de que “se aproveche” de todo lo bueno y “evite” todas las posibles dificultades conocidas con el objetivo común de crecer juntos.

Igualmente el franquiciado “generosamente” hace el esfuerzo inversor en el punto de venta, en su área de influencia y entorno para que ambos rentabilicen adecuadamente el modelo de negocio. Por tanto, como no podía ser de otra forma sus intereses mantienen un mismo fin y son totalmente convergentes.

Quiero desde este espacio agradecer con nombre y apellidos a Iván Martín, José Manuel Espadas y Carlos Delgado su generosidad al poner la experiencia y saber hacer de sus proyectos en “Milenium”,  “zapa10”, y “tapamania”  a disposición de multiples emprendedores que, como los que tuvimos la oportunidad de atender ayer en @franquishopmadrid , podrán beneficiarse y caminar juntos.

Estoy convencido que hay muy buena semilla y terreno abonado para que crezcan sus proyectos.
Impulsa Franquicias, también estará siempre ahí para ayudarlos.

 

×
¿Hablamos?